Una buena gestión de las iniciativas de promoción del desarrollo requiere de la puesta en marcha de estrategias evolutivas, basadas en ensayar las cosas y aprender rápidamente sobre sus resultados. La herramienta para poder hacer esto es el proceso de monitoreo y evaluación a cargo de los propios gestores que implementan la intervención.

Sin embargo, en el campo de la gestión de iniciativas para el desarrollo, conceptos como observación, seguimiento o detección, expresan metáforas que provienen de otros campos de la realidad: ninguno fenómenos que buscamos referir, esto es, los “resultados para el desarrollo”, son susceptibles de verse ni de seguirse tal como uno hace con cosas más concretas. Adquiere entonces relevancia la competencia gerencial para analizar un resultado o fenómeno determinado cuya consecución desea medirse, para primero desagregarlo en dimensiones más concretas y luego construir para ellas distintos indicadores observables, capaces de expresarla.

Al finalizar el curso-taller el participante habrá desarrollado o perfeccionado la competencia para examinar un resultado o fenómeno a lograr con un proyecto de promoción del desarrollo, con el fin de desagregarlo analíticamente y construir indicadores prácticos y económicos, capaces de medir con alguna frecuencia el avance de sus niveles de concreción. Además, quien culmine el curso-taller contará con un análisis profundo de lo que podría ser ese proceso de identificación de indicadores sobre la iniciativa de su interés. Ello será el fruto de haber discutido y analizado con el profesor del curso-taller y con sus colegas esa iniciativa.