En los últimos años, cada vez más gobiernos y policy makers se dan cuenta que, para que las políticas públicas sean verdaderamente exitosas, deben tener en cuenta la forma en que los individuos se comportan y toman decisiones. Por esta razón, las lecciones de la economía del comportamiento se aplican cada vez más al diseño de políticas públicas para que se adapten al comportamiento y a la toma de decisiones de los ciudadanos. 

Con esta premisa, en este curso se propone enseñar los conceptos fundamentales de la economía del comportamiento y cómo difieren de la visión del modelo económico estándar. Asimismo, introduce herramientas que pueden ayudar a promover la toma de mejores decisiones, y presenta casos reales de intervenciones que han utilizado estos empujoncitos para mejorar las políticas públicas en países de América Latina y otras partes del mundo.