Este curso proporciona una base de conocimientos sobre las buenas prácticas aceptadas para la incorporación efectiva de la biodiversidad en el proceso de evaluación del impacto social y ambiental (EISA). Estas buenas prácticas han sido creadas para garantizar que la información incluida sobre la biodiversidad en las EISA proporciona un análisis preciso y adecuado del impacto sobre la biodiversidad, dando una base para el desarrollo de medidas de mitigación eficaces que garanticen que estos impactos se manejen de forma adecuada.